El desafío del desierto para las plantas fotovoltaicas

La solución de PVH para condiciones extremas

Es habitual que los proyectos solares sean emplazados en zonas de climas extremos, obligando a diseñar los seguidores fotovoltaicos conforme a estas condiciones.
AXONE ha demostrado ser el seguidor multifila a un eje ideal para hacer frente a condiciones tan difíciles como estas, donde los componentes electrónicos pueden deteriorarse rápidamente. Un único motor mueve hasta 20 filas de 60 módulos cada una. Este seguidor sólo requiere un motor y un controlador para cada 350-400 kWp, lo cual reduce los costes si lo comparamos con los seguidores de fila única, que requieren un motor por cada 20-30 kWp de potencia.

Por lo tanto, el número de motores, actuadores y componentes electrónicos se reduce entre 10 y 15 veces.

Número reducido de motores y actuadores

Las altas temperaturas, de hasta 50°C en la sombra, hacen que los componentes electrónicos y su durabilidad se vuelvan muy vulnerables. Además, no hay posibilidad de tener en cuenta soluciones con baterías debido a los altos costes de reemplazo a corto plazo.

Reduciendo el número de estas unidades hasta en 15 veces y suministrándolas muy robustas, el mantenimiento se reduce sustancialmente mientras la disponibilidad se incrementa significativamente.

Comportamiento ante velocidades de viento extremas y repentinas

En el desierto hay aumentos impredecibles en la velocidad del viento de incluso 25 m/sg y no es habitual que el seguidor pueda adoptar su posición de defensa que le protege del viento en menos de 7 minutos.

Axone ha demostrado ser capaz de aguantar vientos de hasta 30 m/sg en posición de defensa sin sufrir daño alguno.

Alarmas contra las tormentas de arena

Una de nuestras prioridades es anticipar las condiciones meteorológicas y ser capaces de prever estas situaciones con antelación, para evitar que los componentes puedan ser deteriorados.

La alarma permite reducir la abrasividad de la arena, que también es responsable del deterioro de los módulos fotovoltaicos, y adoptar la posición de defensa que le protege con unas insignificantes pérdidas de producción debidas a la baja irradiación en estas circunstancias (300 w/m2).

Componentes resistentes a la temperatura, abrasión y agresividad del desierto

La mayoría de nuestros componentes de espesor delgado están fabricados en Magnelis con la garantía de durabilidad de 25 años de ArcelorMittal. El tratamiento de Magnelis consigue que los componentes sean hasta diez veces más resistentes a la abrasión que el acero galvanizado tradicional. Además, hemos minimizado las necesidades de mantenimiento de Axone, lo cual lo convierte en un seguidor resistente, económico y duradero.

Esta solución mejora sustancialmente la capacidad de resistir la abrasión, y el acero especial empleado contrarresta la presencia constante de polvo y partículas de arena.

Descubre más detalles sobre AXONE

Se requieren procedimientos constantes de limpieza durante todo el año para minimizar las pérdidas generadas por la suciedad en los módulos

PVH ha diseñado PV Cleaner, un robot de limpieza en seco para actuar en este tipo de circunstancias, con 4 horas de autonomía y baterías intercambiables, completamente autónomo y con la capacidad de superar el espacio donde está ubicado el actuador y de saltar distancias entre filas lineales de hasta 60 cm.

Con muy poco personal de limpieza, este robot lleva a cabo un trabajo constante de limpieza actuando en todo tipo de módulos sin dañarlos, incluyendo incluso en los módulos sin marco, y sin dañarlos de ninguna manera.

Mantener limpios los paneles solares mejora hasta en un 5% la productividad de plantas fotovoltaicas de cualquier tamaño, y esto se nota aún más en plantas ubicadas en zonas desérticas.

Referencias en zonas desérticas

Contacta con nuestros expertos si deseas obtener más información sobre nuestras soluciones para plantas fotovoltaicas en zonas desérticas.